Escaparate. Un otoño de miedo. Óptica Travesía

Llega el otoño a óptica Travesía en Vilagarcía y para ello hemos confeccionado un escaparate utilizando uno de los frutos más característicos de esta época: las castañas.

Con cartón reciclado se han diseñado las siluetas de los castaños y, con trapillo, simbolizamos el suelo, ese suelo otoñal que apreciamos con la caída de las hojas.

Y, aprovechando la misma decoración, para el Samaín, hemos añadido unas manos esqueléticas que salían de entre las hojas y una pequeña guerra de cucarachas contra arañas que, aun siendo más numerosas las primeras,creo que tenían la batalla perdida…

 

¡Feliz samaín!  Y cuidado con los zombies… de óptica Travesía han salido unos cuantos….

 

Pin It

Making-of… Revenidas 2019

Como todos los años, un pequeño resumen en imágenes de todo el trabajo que hay detrás de la decoración del Revenidas 2019.

Agradecer a mis padres y a Fina la ayuda incondicional, ya sea ejerciendo de “abuelos canguros” o currando; a mi pequeño gran principito que, no sé cuántos años querrá pero, hoy por hoy, es el primero en ofrecerse a echar una mano; a mi súper equipo de montaje: Rosa, Maxi y Juan junto a los ya nombrados, que no dudan en poner un plástico de aguas y tirar para adelante y, finalmente, a todas esas personas que han colaborado aportando material, en este caso, sería imposible nombrar a tod@s (el poder de convocatoria que tiene mi madre no deja de sorprenderme). Solo sé que, por momentos, dudaba de si aquello era mi lugar de trabajo, una planta de reciclado o una playa de marisqueo en la que seleccionábamos la almeja.

Mis agradecimientos y felicitaciones a la organización; lo primero por la libertad a la hora de confeccionar cada una de las intervenciones y lo segundo por el maravilloso trabajo realizado, como ya dije en otras ocasiones, da gusto ver Vilaxoán esos tres días de verano.

¡Por un sin fin de años más! Nos vemos en el Revenidas 2020.

Pin It

Revenidas 2019. 100% reciclaje! Intervención parque de Dona Concha.

Resumen de la decoración del Revenidas 2019: PLÁSTICO

En un momento en el que la sociedad, poco a poco, se va mentalizando del uso excesivo que se hace del mismo, su reciclaje y la necesidad de ir poniendo freno a la contaminación generada a lo largo de todo estos años; el hecho de que en esta edición el logo sea, dentro de ser siempre una sardina, más marino que nunca y el buscar siempre la diferencia, bien en técnicas o materiales, autoimponiéndome nuevos retos, son algunos de los motivos que han sido claves a la hora de preparar este trabajo.

Sacando los anclajes necesarios para su sujeción al árbol (más por seguridad que no porque no se pudiese sostener utilizando elementos de las mismas características) el resto es, 100 %, plástico reciclado, pegando con silicona las piezas pequeñas y sujetando con bridas las más grandes.

 

INTERPRETACIÓN ESPACIAL DEL LOGO

PROCESO

Tras prepararme una plantilla a escala para que quedase lo más exacta posible al diseño original de David Lages, construyo con malla plástica una base sobre la que se montará la primera parte de las sardina. Principalmente, aquella que más trazos lleva.

En esta primera parte se utiliza un trozo de mesa para la cara; tubo de corrugado para pelo, cola, gaita y perfiles; persianas para el escudo y tapones variados para el resto.

 

 

Una vez lista, se saca la plantilla y se coloca una segunda base con persiana, dando mayor consistencia y mejor remate trasero y, se rellena, el resto de la malla, con más tapones. Jugando con los colores y su situación, se crea un efecto degradado.

    

 

Finalmente, con bridas y bolsas de plástico se diseñan las gomas de las rastas.

          

 

ARBOLEDA

Para la decoración de los árboles se elaboraron atrapasueños con persianas, tapacubos, tapones y botellas de plástico.

Según la creencia popular, estos artilugios, colgados sobre la cama, se utilizaban para atrapar los malos pensamientos y las energías negativas dejando pasar únicamente las positivas; algo igual de importante cuando se acude a este tipo de eventos como cuando se organizan. El buen rollo, el respeto hacia las personas y hacia las cosas y el buscar soluciones a las adversidades son claves para un buen resultado.

 

 

ESCENARIO DELEITE

Como fondo de escenario, con tapones, tubos y mesas de plástico, se hizo una composición de diferentes estrellas.

Cabe destacar, de entre todas ellas, la estreleira, por ser éste un festival nacionalista donde prima, ante todo, la cultura gallega.

Y, finalmente, el resto de las estrellas, porque no hace falta haber ido a todas las ediciones del Revenidas (aunque yo lo haya hecho) para darse cuenta de que, este festival, edición tras edición, sigue brillando con luz propia.

¡Nos vemos en el Revenidas 2020!

  

 

Mil gracias como siempre a mi equipo de trabajo. Fueron, son y serán los mejores.

Porque ellos también brillan con luz propia.

Pin It

Cartas sobre madera. Diurno Café-Bar Vilagarcía

En este post os comentaré como transferir imágenes sobre madera, una técnica sencilla aunque trabajosa, que no había realizado nunca, idea del propio dueño del local (solo hay que ver sus negocios para ver que no les falta detalle, véase Diurno o Bianco) y con un resultado muy chulo.

 

MATERIAL

  • Tablillas
  • Medio de transferencia de imágenes
  • Barniz
  • Impresiones de las cartas

 

PROCESO

Después de cortar las tablillas al tamaño adecuado, se le pasa una ligera lija y se le aplica una capa del producto para la transferencia de imágenes, aplicando otra capa a las cartas que deberán estar impresas en formato invertido para que, una vez transferidas, se lean del derecho.

Una vez seco, se vuelve a aplicar otra capa sobre las impresiones para colocarlas, posteriormente, sobre la madera, de forma que no queden bolsas de aire y retirando el producto sobrante. Dejamos secar 8 horas.

Pasadas las 8 horas, se humedece la superficie y se espera un par de minutos para que vaya ablandando el papel y, poco a poco, con las yemas de los dedos o un paño húmedo, se va retirando. Este último proceso se repetirá todas las veces que sea necesario hasta que veamos que en la superficie, una vez seca, no se aprecia ni rastro del papel.

  

Finalmente, y para fijar mejor la imagen, se aplica una última capa del producto y, posteriormente, una de barniz.

La de barniz, aunque no la mencionan en las instrucciones del producto, he visto que el acabado queda más fino y siempre será una añadido para la durabilidad de la imagen.

   

 

 

 

Pin It

Cuando el peque manda. II Parte: Halloween

Os había prometido que haría una pequeña entrada con la calabaza de Halloween en la primera parte de “Cuando el peque manda”, así que, aunque poco fuera de tiempo, pero queriendo actualizar todas las cosas pendientes del blog… ¡vamos a ello!

Cuando le pregunté que diseño quería para la calabaza, la respuesta fue bien clara: un coche.

Así que, después de darle unas vueltas y aprovechando retales de materiales que teníamos por casa (que no son pocos) diseñamos un chulísimo coche descapotable.

Me pasé un tiempo mirando como vaciar las calabazas y como hacer para que aguantasen el mayor tiempo posible y, tengo que decir que, en ese sentido, o no lo hice bien, o no me sirvió de mucho…..

Primero dibujamos el coche para saber por donde cortar (aunque luego las líneas que cogimos como referencia fueron las mías 🙂 ).

Después había leído que, para que aguantasen más tiempo, había que intentar sacar la mayor cantidad posible de carne dejando la superficie lo más fina posible, meterla en agua con lejía y dejarla a secar en un sitio ventilado hasta que estuviese completamente seca. Nuestra calabaza empezó bien pronto a pudrirse… ¡así que algo hicimos mal!

Para esta tarea estuvimos los dos, a su manera fue vaciando la calabaza y yo se la rematé.

Con dos trozos de varillas roscadas se hicieron los ejes, que el pequeño se encargó de colocar en los agujeros realizados previamente y, con tuercas y DM, hicimos y ajustamos las ruedas.

El abuelo y yo le cortábamos las piezas y él se encargaba de colocarlas.

 

  

Con un tornillo y dos tuercas, se colocó la rueda trasera, y con medio coco, una mini granada, unos ojitos y unos limpiapipas, una conductora terrorífica (tengo que decir que esta fue idea mía 🙂 ).

Después el pequeño se encargó de pintarla con pintura de dedos y le atamos un cordelito. ¡Encantado se fue para la guardería tirando de su coche-calabaza!

Y eso que, cada 3 metros, teníamos que ir ajustando las ruedas porque, con el tembleque de las aceras, se iban desenroscando.

  

Pin It