Cuando el peque manda. Decoración de navidad.

Después de unas navidades desconectada de redes sociales y preparando la llegada de la nueva criatura, ¡toca actualizar el blog!

Aunque por el título parece más la entrada de un blog temática niños, no pretendo inclinarlo hacia ahí, pero tengo que reconocer que aprovecho mis asuntos personales para que el pequeño de la casa sea el que marque la línea de mis trabajos, lo cual se podría resumir en una sola palabra: coches.

Siempre me gustó plasmar mis ideas, me encanta cuando me dan vía libre, pero desde que esta criaturilla comenzó a tener voz, ¿por qué no llevar a cabo sus ideas? al fin y al cabo, ¡no son nada descabelladas!

Aún es muy pequeño para hacerlas él mismo, así que, mientras tanto, a él le toca escoger entre las propuestas y colores, ayuda en lo que puede y va viendo los procesos.

Dicho esto, ¡vayamos a la decoración de navidad!

Este año nos encontramos con un problema de espacio para colocar el árbol grande, así que usando como base una mesa tipo consola que tenemos, decidí hacer una chimenea con nuestras botas y poner encima un árbol pequeño. De esta manera también me valía para dar más fantasía a la historia de Papá Nöel, o Apalpador o los Reyes Magos ¡les facilitábamos la entrada a nuestra casa!

La chimenea se realizó con la moqueta utilizada en el photocall de cine, para que fuese fácil de guardar pasadas las fiestas (con el tiempo toca ir amortizando espacios).

En ella se colocaron unos tronquitos aprovechados también de otra decoración y una guirnalda de luces. Junto con unas cajitas de Sergent Major de las navidades pasadas.

Para las botas, lo mismo, la misma moqueta y con retales de otras telas, diseñada cada una de ellas con las iniciales de cada uno de nosotros.

Y, para el árbol, aproveché un clásico de las navidades en casa de mis abuelos, cuando los árboles tenían cuatro ramas y, en este caso, más de 20 años, pero tuneado con una guirnalda de luces también aprovechada de decoraciones pasadas. Está claro que quien guarda… ¡siempre tiene!

 

 

 

 

 

 

 

 

Finalmente, ¡vienen los adornos! Con cartón pluma y goma eva preparamos unos coches chulísimos, añadiendo a mayores alguna estrellita típica de la navidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¡Encantado quedó el pequeño con su árbol! Tan encantado quedó que, para poder mantener la decoración durante todas las fiestas, le repetí, los mismos coches,usando como base imán, para que jugase en una pizarra imantada que tiene.

Tengo que reconocer que esta última idea la saqué de una estación de servicio en la que paramos viniendo de Portugal.

Para no seguir alargando más el post, en el siguiente os mostraré el proceso de la calabaza de halloween aunque sea fuera de temporada ¿adivináis la temática?

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*