Hojas y uvas

¿Cómo diseñar una parra de auténtico vino tinto de una forma sencilla y original?

Estos son los pasos que he seguido para el diseño del escaparate con temática vendimia para la lencería Caro Cuore.

 

DISEÑO DE HOJAS

1. Hacemos una plantilla para que todas las hojas sigan más o menos un patrón y la dibujamos en la tela que queramos utilizar.

dibujo hojas

En este caso he utilizado dos telas para cada hoja, una estampada y una lisa más firme para darle un poquito de consistencia.

NOTA: La tela marrón es el revés de la tela azul marino.

2. Una vez marcadas y cortadas pegamos ambas telas por su revés, recortamos las zonas que no coincidan y le damos un punto de costura a todo su contorno para fijarlas bien.

pegado del revés

cosido bordes

 

3. Para hacer las ramas de la parra, cogemos un cordón de pasamanería y le metemos un alambre fino por dentro, para poder darle forma en el momento de colgarlas. Una vez listo le cosemos las hojas.

alambre cordón

alambre en cordon

 

4. Simulamos la silueta de las hojas que quedarían más al fondo. Para ello utilizamos la plantilla dibujando numerosas hojas montadas unas encima de otras y recortamos por su borde libre.

silueta fondo

Recomiendo utilizar una tela oscura acorde con el resto de las telas para simular la zona de sombra de una parra real.

En este caso he dibujado dos plantillas simétricas para darle mayor consistencia y, porque al ser un escaparate abierto, no quedaba bien que desde dentro se viese el revés de la tela.

5. Para su colocación colgamos la silueta al fondo y, en distintos planos y con distintas formas, añadimos las restantes ramas individuales.

follaje

 

DISEÑO DE UVAS

1. Dibujamos la forma del racimo en una tela firme, tipo la mostrada en el apartado anterior, y le pegamos los botones de diferentes tipos y tamaños con una pistola de silicona.

botones

 

2. Decoramos el racimo con una hoja para darle el toque final.

racimo

Es muy importante en este tipo de trabajos mantener siempre el detalle para que no de lugar a equivocaciones en lo que queremos expresar.

Pues, por poner un ejemplo, el mismo racimo, ajustando un poco más la silueta y cambiando el contexto de escaparate podría representar el sur del continente americano.

sudamerica-uvasudamerica

Pin It

Hadas

¿Os acordáis del escaparate “Magia en L´Atelier” ?

A continuación os mostraré cómo diseñando unas alas y  unas cabezas transmitimos sensación de dinamismo a un maniquí completamente estático.

DISEÑO DE LAS CABEZAS

1. Para el diseño de las cabezas utilizamos vendas de yeso cortadas en tiras, usando una cabeza de porexpan o un maniquí viejo como molde. 

cabeza_con_yeso

NOTA: Aunque el método más sencillo hubiese sido comprar cabezas de porexpan y cortarles el cuello, he preferido utilizar este material para perfeccionar la agilidad y la precisión con las manos, aspectos importantes a la hora de realizar este tipo de trabajos.

2. Una vez terminadas, lijadas y pintadas; las cubrimos con medias y les cosemos una goma ancha simulando el cuello, de esta forma nos resultará mucho más cómodo sujetarlas a la base.

lijado cabezas_vendas colocacion_media

3. En lo referente al pelo, he optado por pétalos cosidos, debido a la temática general del escaparate. Usando los blancos para los bustos blancos y reservando los granates para los negros.

cosido_petalos          maniqui_con_cabeza

cabeza_tienda

DISEÑO DE LAS ALAS

1. Dibujamos la plantilla de un ala, de la cual sacaremos las dos asegurando así la simetría. Con un alambre consistente realizamos el contorno trabajándolo poco a poco con las manos, una vez formado, pegamos los extremos con cinta aislante.

plantilla_alas

2. Cubrimos con una media, anudamos el extremo abierto y disimulamos el nudo cosiéndolo con hilo transparente al alambre. 

colocacion_media_alas      cosido_medio

3. Unimos ambas alas con un trozo de tela y decoramos.

union_alas      adornos_alas

maniqui_1

maniqui_2         maniqui_3

maniqui_4         maniqui_5

NOTA: En este caso las alas son decorativas, van directamente sujetas al maniquí con alfileres. Si la idea es diseñarlas para un disfraz, habrá que coser las dos gomas por donde se meterán los brazos para colgarlas.

Pin It

Wiring

Una de las tareas programadas para nuestro segundo fin de semana en la escuela Àrtidi consistía en llevar el vestuario idóneo para un alumno universitario de una escuela mayor.

Los objetivos eran: adecuar la vestimenta al tema marcado, ajustar las prendas al maniquí independientemente del tallaje que necesitase (nunca siendo ésta más pequeña)  y conocer los distintos tipos de anclaje.

Para realizar un buen wiring tenemos que tener en cuenta dos cosas:

– Posición de piernas; para conocer la dirección de caída en el momento de soltarlo.

-Número de piezas que lo conforman, es decir, si es de cuerpo entero o si el busto se separa de las piernas.

Siguiendo estas dos reglas y con una limpieza sin alcohol ni disolventes del maniquí, colocamos el alambre; cortado siempre en diagonal por si hiciese falta atravesarlo en la ropa.

Si el cuerpo cae hacia adelante o hacia atrás, pondríamos un alambre, salvo que sea un escaparate abierto donde colocaríamos dos por precaución; dejando el que va hacia adelante más largo por tener éste mas recorrido (ambos alambres salen de atrás).

Si el cuerpo va hacia los laterales, serían dos alambres independientes en direcciones opuestas.

En los maniquíes de cuerpo entero, forramos el alambre con celofán para proteger la cintura en el momento de enrollarlo, en los desmontables, lo sujetamos al anclaje, poniendo un taco de silla en la parte superior del culo para que que no se produzcan rozaduras y sujetando ambas partes con un trozo de celofán para que no se desmonte en el momento de su colocación.

Se elige el modelo, se plancha y se coloca.

Las prendas del torso se visten sin brazos, se alinean todas las mangas introduciendo nuestra mano por el puño hasta tocar el hombro y retirándola con la palma bien abierta para que coincidan las costuras.

Para montar los brazos, los pasamos por la parte de la cintura hacia arriba, metiéndolos por la manga y asegurándonos de que no se nos trabe la ropa en el momento de encajarlo.

Adaptamos la ropa y formamos las arrugas apropiadas con la ayuda de unos alfileres, creando un efecto visual placentero hacia el espectador.

Wiring

Cuando llegue el momento de colocarlo en el escaparate, sujetaremos el maniquí por los brazos haciendo un poco de presión hacia adentro, eso ayudará a que la ropa no se arrugue y que el maniquí no se desmonte.

Ya por último se ancla al suelo y, si es necesario, se disimulan los alambres con un poco de pintura.

Os adjunto un vídeo explicativo del profesor, David Gómez, encargado de esta asignatura en la escuela  Àrtidi, realizado por Tedise, El diario de una Directora Creativa.

Un saludo.

Pin It