Disfraz de “Gato con Botas” de Shrek

Después de mostrar el proceso de diseño y confección del disfraz de Shrek para bebés y de Asno, quedaba pendiente el de Gato, que aunque había prometido publicarlo en la mayor brevedad posible, digamos que esa brevedad se ha ido extendiendo hasta pasado el año. Disculpas por el retraso.

El disfraz de Gato es, de los tres, el que más detalles tenía debido, principalmente, a los complementos del disfraz.

Para el cuerpo diseñé un mono abierto por delante, cosiendo, antes de unir cada una de las partes, alguna lista de pelo en marrón para simular las vetas de su pelaje.

La cabeza consistía en una capucha unida al mono sobre la que se añadieron los ojos, el hocico y cejas, estos dos últimos rellenos con miraguano para darles volumen.

Algunos os habréis dado cuenta de que a este felino le faltan las orejas, como el personaje llevaba sombrero, evité ponerlas para que, a la hora de sujetarlo, no me entorpecieran en el agarre, dicho esto, ¡vamos con el sombrero!

Después de comprar uno ya confeccionado, lo descosí y lo forré para volver a unir cada una de sus partes y así hacerlo los más parecido posible al de la película. Principalmente las características que buscaba a la hora de escogerlo eran: forma, ligereza y maleabilidad, características que me iban a ser difíciles de conseguir si lo hubiese empezado desde cero.

   

Para la capa, al igual que en los cubre botas y en los guantes, se utilizó la misma pasamanería usada en la confección del sombrero, cortada al bies y sujeta a los hombros con unos corchetes.

Cuando se diseñó el mono, en vez de continuar el pantalón hasta el tobillo, se hizo de corte pirata, de esta forma conseguiría estilizar las patas traseras del gato empezando estrechas a la altura del tobillo y terminando más anchas al llegar al cuádriceps.

Para ello, el cubre botas, se colocaría sobre la parte alta de mis botas de diario llegando hasta la rodilla. El efecto final serían las auténticas botas de caña alta de el Gato con Botas.

En la siguiente foto podréis apreciar el corte visto de frente y de lado, buscando suavizar la unión con mi calzado.

Finalmente, este gato no podría ser un buen espadachín sin su espada y sus guantes.

Para ello, con un trozo de cuero y una hebilla hice el cinturón y, la espada y los guantes, fueron comprados pero, como ya comenté, decorados con la pasamanería utilizada en el resto de complementos para mantener la armonía con el disfraz.

Pin It