Disfraz de Gene Kelly

El disfraz de Gene Kelly estaba basado en la película de “Cantando bajo la lluvia”, fue un disfraz confeccionado para una comparsa en la que la temática hacía referencia al cine clásico y, como protagonista principal, el cine muradano de Carcamán, un edificio emblemático del ayuntamiento de Muros (A Coruña) que se viene abajo.

El disfraz consistía en un traje-chaqueta, zapatos, sombrero y paraguas en tonos grises, haciendo referencia al cine en blanco y negro, por lo que todos los personajes principales de la comparsa iban maquillados como tal.

   

Este año todos los disfraces han sido preparados con poco tiempo, así que no he podido sacar fotos del proceso y bueno es que consiguiese sacar alguna del resultado final.

Hay temporadas que de las 24h del día se tienen las justas de sueño para mantenerse en pie pero, una vez recuperada, todo se olvida gracias a la satisfacción personal del trabajo realizado. ¡Buen fin de semana!

Pin It

Disfraz de “Gato con Botas” de Shrek

Después de mostrar el proceso de diseño y confección del disfraz de Shrek para bebés y de Asno, quedaba pendiente el de Gato, que aunque había prometido publicarlo en la mayor brevedad posible, digamos que esa brevedad se ha ido extendiendo hasta pasado el año. Disculpas por el retraso.

El disfraz de Gato es, de los tres, el que más detalles tenía debido, principalmente, a los complementos del disfraz.

Para el cuerpo diseñé un mono abierto por delante, cosiendo, antes de unir cada una de las partes, alguna lista de pelo en marrón para simular las vetas de su pelaje.

La cabeza consistía en una capucha unida al mono sobre la que se añadieron los ojos, el hocico y cejas, estos dos últimos rellenos con miraguano para darles volumen.

Algunos os habréis dado cuenta de que a este felino le faltan las orejas, como el personaje llevaba sombrero, evité ponerlas para que, a la hora de sujetarlo, no me entorpecieran en el agarre, dicho esto, ¡vamos con el sombrero!

Después de comprar uno ya confeccionado, lo descosí y lo forré para volver a unir cada una de sus partes y así hacerlo los más parecido posible al de la película. Principalmente las características que buscaba a la hora de escogerlo eran: forma, ligereza y maleabilidad, características que me iban a ser difíciles de conseguir si lo hubiese empezado desde cero.

   

Para la capa, al igual que en los cubre botas y en los guantes, se utilizó la misma pasamanería usada en la confección del sombrero, cortada al bies y sujeta a los hombros con unos corchetes.

Cuando se diseñó el mono, en vez de continuar el pantalón hasta el tobillo, se hizo de corte pirata, de esta forma conseguiría estilizar las patas traseras del gato empezando estrechas a la altura del tobillo y terminando más anchas al llegar al cuádriceps.

Para ello, el cubre botas, se colocaría sobre la parte alta de mis botas de diario llegando hasta la rodilla. El efecto final serían las auténticas botas de caña alta de el Gato con Botas.

En la siguiente foto podréis apreciar el corte visto de frente y de lado, buscando suavizar la unión con mi calzado.

Finalmente, este gato no podría ser un buen espadachín sin su espada y sus guantes.

Para ello, con un trozo de cuero y una hebilla hice el cinturón y, la espada y los guantes, fueron comprados pero, como ya comenté, decorados con la pasamanería utilizada en el resto de complementos para mantener la armonía con el disfraz.

Pin It

Disfraz de duende

Hace 8 años que diseñamos y confeccionamos este disfraz y a día de hoy me sigue encantando.

Tenía claro que quería salir un poco de la idea tradicional de ese ser mitológico de gorro picudo y vestimenta verde, por eso decidí adaptarlo un poco más a mi estilo contando para ello con la ayuda de mi madre.

Yo le expongo mis ideas y ella me las hace (para trabajos más avanzados con la costura siempre viene bien una buena mano veterana).

La idea partió de un gorro de ducha, en concreto el de la foto, lo había encontrado en una tienda en Santiago y a partir de ahí fue surgiendo la idea del disfraz.

Así que lo forramos por dentro para tapar el plástico blanco y, con una diadema, añadimos un par de orejas picudas de duende decoradas con unos pendientes rojos.

gorro_duende

El pantalón me gustaba que simulase una flor, por ello, el corte bombacho imitaba el cáliz de la misma saliendo los pétalos a la altura de la cintura.

pantalon_duende

En los zapatos mantuvimos la puntera puntiaguda dándole un poco más de altura a la caña.

zapatos_duende

Y, para la parte de arriba, sobre una camiseta básica negra diseñamos un chaleco decorado con un broche de mariposa.

disfraz_duende

detalle_cara

Pin It

Carnavales: “Circo de pulgas”

circo das pulgas romaní

Disfraz presentado al concurso de disfraces del sábado de piñata de temática circense, obteniendo el premio en la categoría de grupos.

La idea consistía en hacer un circo un poco distinto a lo habitual, así que me acordé del tan característico circo de pulgas, en el que el presentador realizaba sus funciones acompañadas de una lupa y un maletín en el que transportaba las instalaciones y  a las integrantes del mismo.

REPARTO DE PERSONAJES

PRESENTADOR (Iria Quintáns): aprovechando una casaca roja de un disfraz de pirata cosido hace algunos años por mi madre, le saqué las puntillas de los puños y, con una camisa blanca y una chistera, caracterizaba a la perfección la figura del presentador, buscando la masculinidad con la peluca y el bigote.

presentador circo das pulgas

Para el diseño del circo eché mano de mis juguetes de la infancia. Después de conseguir un maletín que se ajustaba a la perfección en tamaño y forma, instalé dentro mi precioso circo de Playmobil, guardado en el trastero desde hacía más de 20 años.

maletin circo das pulgas

PULGA FORZUDA (Nuria Quintáns): para este disfraz, y para el de las restantes pulgas, compramos unos gorros pirata con los que, con unos ojitos pegados y unos limpiapipas, hicimos las cabezas de las pulgas, descosiendo la tela negra que traía y aprovechándola para fijar el gorro a la cabeza.

El encargo de diseñar ocho pares de patas, uno por cada pulga, se lo hicimos a mi madre, con tela negra y miraguano las cosíamos a la altura de la cintura, siendo los brazos y las piernas las restantes patas del insecto.

Los músculos los sacamos de un disfraz de superhéroe, al que le pusimos por encima un mono de atletismo con una estrella en el pecho y un cinturón para recrear mejor la figura del forzudo.

pulga forzuda

Para las pesas utilizamos un churro de piscina junto con dos pelotas pintadas en los laterales. Sujetando éstas con alambre y tapando la unión con fieltro, lazos y cadenas decorativas.

pesas pulga forzuda

PULGA ACOMODADOR (Cristina Barreiro): vestida de negro, con guantes blancos, una linterna y un disfraz de Benny Hill diseñado hace algunos años para un Sábado Inglés, guiaba a todos los espectadores a su asiento correspondiente.

pulga acomodador

PULGA BALA (Cecilia Cores): la más valiente de todas las pulgas. Aprovechando un casco vikingo pintado y sin cuernos, unas gafas de bucear, una capa y un calzoncillo, ¡estaba lista para salir disparada!

pulga bala

Para el cañón utilizamos la misma técnica que la usada en el escaparate de la donación de órganos.

Con reja de gallinero y montado sobre las ruedas de un carro de compra hicimos el cuerpo y, con bolsas de basura derretidas con la pistola de calor, lo cubrimos.

Una vez listo, lo decoramos con cinta aislante, lazos y cadenas para que la decoración fuese acorde con las pesas de la pulga forzuda.

Con los restos del casco vikingo, un limpiapipas y miraguano le diseñamos la mecha y, con planchas de poliestireno y cinta aislante, las ruedas, sujetándolas con una barra de ducha que atravesaba el cañón de lado a lado.

Por último metimos a su compañera dentro, a la que también le diseñamos un casco de rejilla para que no pesase.

diseño del cañon

PULGAS PAYASOS (Miriam Rodríguez y Daniel Prieto): manteniendo la vestimenta negra, las patas a la altura de la cintura y el gorro pirata modificado, le cosimos la peluca de rizos tan típica de este personaje y aprovechamos los disfraces y complementos de payaso que ya tenían. ¡Para el resto de la actuación bastó con su salero!

pulgas payasos

PULGA MAGA (Belén Martínez): para este disfraz aprovechamos la capa de un disfraz de vampiresa. Con su varita mágica consiguió que todas las pulgas espectadoras de nuestro circo saliesen de su bonita chistera.

pulga mago

PULGAS ACRÓBATAS (Adrián Piñeiro y Adrián García): ¡estos sí que eran auténticos acróbatas! Para la pulga femenina aprovechamos un vestido de hada que me hizo mi madre hace más de 15 años y, para el chico, compramos unas mallas a juego en azul turquesa, decorando ambas cabezas con las lentejuelas utilizadas en el vestido de la acróbata femenina.

pulgas acrobatas

Con este post pretendo que veáis que con un poco de creatividad, con un presupuesto que no llegó a los veinte euros por cabeza y buscando un poco en el baúl de los recuerdos se pueden sacar disfraces magníficos a bajo coste. Por lo que animo a todo el mundo a presentarse pues, lo peor que puede pasar, es que paséis una divertida noche con los colegas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El 90 % de estos disfraces han sido confeccionados a manos. El de presentador, acróbata femenina y mago por mi madre, Marina Tourís; el de acomodador por mí, Iria Quintáns y el de payaso femenino y pulga bala por Cecilia Cores. Disfraces que en su día llevaron su tiempo y elaboración.

De aquí podemos sacar que cualquier cosa del pasado puede ser válida para el futuro, y esto es perfectamente aplicable a cualquier aspecto de la vida.

Pin It

El Rey León

El Rey León, película de animación desarrollada y producida por Walt Disney Company en 1994, ha sido llevada al teatro por la directora teatral Julie Taymor, convirtiéndolo en uno de los espectáculos más vistos hasta el momento.

Julie Taymor, conocida por sus innovadoras producciones que combinan actores, máscaras, esculturas, figuras animadas y grandes paisajes escénicos teatrales, ha plasmado en este musical toda su creatividad situándolo en la primera línea de Broadway con sus casi 60 millones de espectadores en todo el mundo.

La forma de caracterizar a cada uno de los personajes, la representación de las numerosas escenas y el como da vida a los diferentes elementos decorativos son fruto de una imaginación y creatividad inalcanzable.

Conservando las características de los personajes de Disney, Taymor utilizó máscaras africanas de madera para proporcionar profundidad a los rostros, encontrándose con el handicap de la expresividad ¿cómo conseguir transmitir con una sola actitud fija la ira, el humor y la pasión de un personaje para contar toda la historia?

Sergi Albert "Scar"

Sergi Albert “Scar”

Para ello, junto con Michael Curry, diseñó unas máscaras gigantes para los personajes de Scar y Mufasa mostrando la expresión facial del actor por debajo de  las mismas y ayudándose del vestuario para potenciar la dualidad humano-animal.

Mientras que la cualidad humana se plasmó con un estilo africano de trabajo de abalorios, fajas, armadura y tela, los trajes se confeccionaron en seda para negar la forma humana y romper la línea de los hombros enfatizando el poder de las articulaciones y los músculos.

Si a todas estas cualidades añadimos la expresión corporal, el resultado es realmente impresionante.

No se necesitan un par de zarpas para recrear una pelea, con un movimiento de hombros hacia adelante y un sistema que situaba la máscara a la altura del rostro conseguían transmitir la fuerza y rabia necesaria para protagonizar la escena.

Para la caracterización de las hienas Taymor se inspiró en la técnica Bunraku.

En esta técnica, datada en el siglo XVI, los artistas son visibles para el público y controlan unas figuras de gran tamaño manipuladas por equipos de tres hombres mientras un narrador cuenta la historia.

El más experto, el único que puede ser visto por el público, maneja la cabeza y el brazo derecho y, los otros dos, están completamente ocultos con ropa negra, controlando la mano derecha con una vara y las piernas.

A diferencia de la técnica Bunraku, en El Rey León, cada hiena estaba formada por una única persona.

La mano derecha manejaba la cabeza de la hiena mientras que la izquierda sujetaba la estructura que simulaba las patas delanteras, donde el artista apoyaba su pecho.

Las piernas del actor representaban las patas traseras y, para unir cuerpo y cabeza, se ayudaban del vestuario.

Ciertos aspectos de esta técnica también se pueden encontrar en el guepardo, donde ambas cabezas iban unidas con unos cables que movían la cabeza del animal hacia la dirección que marcaba el artista y donde las patas delanteras se guiaban con unas varas.

O en el caso de Pumba que movía boca, lengua y hocico.

En lo referente a la escenografía me gustaría destacar, entre su gran variedad de ingeniosos decorados, la estampida.

Me resultó realmente impresionante la forma de representar la carrera de los ñúes hacia el pequeño Simba.

El escenario estaba dividido en tres planos, el último representaba la silueta de los antílopes en la parte alta de la ladera, una vez comenzaba la música, la silueta iba desapareciendo dando paso a una proyección de cabezas de animales cayendo en forma de cascada.

El segundo plano era una ventana gigante y, en el espacio situado entre ella y el plano final, aparecían unos pedales gigante girando con las figuras de los ñúes en sus extremos, activados cuando la primera fila de la proyección llegó al suelo del escenario.

Mientras tanto, en el primer plano, que sería el escenario, Simba corría y corría en el sitio mientras el resto de bailarines, con unas cabezas gigantes que representaban los antílopes, se iban incorporando a la escena. Una vez lleno, las cabezas iban alcanzando la primera posición mientras el león se perdía entre en la multitud.

Lo bueno del El Rey León es que vemos cómo funciona la magia en el escenario. No hay intención de esconder las ruedas y piezas de engranaje que hacen que todo suceda. Los seres humanos que controlan las figuras animadas y llevan puestas las máscaras de los animales se ven por completo. Cada miembro del público de El Rey León tiene un trabajo importante: con su imaginación está invitado a mezclar el “animal” y el humano en un todo mágico.

Esteban Oliver "Zazú"

Esteban Oliver “Zazú”

 

Pin It