Fin de semana en Casa Benito. Jubilación y cumpleaños infantil.

La semana pasada tocó pasar el fin de semana en Turismo Casa Benito, una casa rural situada en Vilanova de Arousa en la que, además de poder pasar un buen fin de semana con la familia o amigos, permite organizar eventos.

Desde el principio esa era la idea que buscábamos y, nada más verla, supimos que era el sitio ideal. Una casa amplia, bien distribuida, perfectamente decorada y con un jardín espacioso sin estorbos ni peligros.

La jubilación la preparamos para el mediodía, era sorpresa y, la excusa, desde un principio, era el cumpleaños del niño, el pasar un fin de semana con la familia y ayudar al pequeño a soplar las velas, por lo que no nos fue difícil llevar a la homenajeada hasta el lugar indicado.

Para asegurar que entrase por la finca, colocamos un cartel de “Bienvenidos” y unos globos que señalaban al portal.

Con una pancarta reciclada de la jubilación de mi padre y, las maletas del photocall de una boda pasada, la recibimos al grito de… ¡SORPRESA!.

Las maletas contenían todos los libros utilizados a lo largo de su carrera profesional como profesora.

     

Para el photocall nos inspiramos en la antigua foto de colegio de recuerdo escolar, preparando un marco con el típico mapa de España de fondo.

Finalmente, el libro de firmas se volvió a encargar en “El taller de Mabel”, en donde decidimos hacer una similitud con una libreta cuadriculada.

     

Todos los aperitivos se colocaron en una par de mesas en el exterior y, terminada la fiesta de jubilación, se preparó la mesa para la fiesta infantil.

La temática escogida era “Caperucita roja”, debido a un juego de platos y vasos que encontré en un comercio de artículos de fiesta y por ser uno de los cuentos que trabajaron en la guardería.

Se utilizaron bandejas de mimbre para la fruta y bizcochos, botes de cristal para los chupa chups de bizcocho y chocolate y se dejaron los platos para los snacks, decorados todos ellos con mantelitos de cuadros acorde con los platos.

Con arpillera y una puntilla se preparó un mantel para la mesa y, los troncos utilizados en anteriores trabajos, se usaron como soportes para colgar el nombre del niño, decorados con cestitas, cajas y plantas artificiales para dar, al conjunto de la mesa, un aire más campestre.

     

Aunque no soy buena repostera, preparé la tarta de la abuela intentando recrear un bosque con troncos, árboles y los personajes del cuento. Aunque por ahí se encuentran verdaderas obras de arte, no soy muy amiga del fondant y me apetecía prepararla yo misma, así que una servidora hizo lo que pudo.

Pienso que tampoco quedó tan mal…

Finalmente me despido no sin antes felicitar a los dos homenajeados. A la abuela para que disfrute del retiro y, al pequeño, por su tres añitos recién cumplidos.

¡FELICIDADES!

 

 

 

Pin It

Decoración fiesta de jubilación

A falta de una semana para obtener la jubilación oficial (hasta ahora estaba PRE-jubilado), se nos ocurrió prepararle una fiesta sorpresa entre los familiares y amigos aprovechando que, este año, y en su caso, el cumpleaños venía con el mejor de los regalos.

En su día, sus compañeros de trabajo ya le habían preparado una comida propia para la ocasión, pero esta vez nosotros buscábamos algo más informal, un picoteo que sirviese de excusa para juntar a toda la familia y amigos y, lo más complicado: ¡conseguir que no sospechase!

Hoy en día con tanto teléfono, fotos y grupos de WhatsApp no es nada fácil que, de casi 100 personas que estaban al tanto, a ninguna se le escapase nada, difícil tarea que conseguimos llevar adelante y, ¡vaya si lo conseguimos! ¡SORPRESÓN que se llevó!

Y todo ello en tiempo récord.

El lugar escogido para la ocasión fue en “El Gato Negro” (Carril)  donde se encargaron de preparar unos deliciosos pinchos, algo para picar de postre y una pequeña tarta en la que él pudiese soplar las velas.

Contábamos con permiso para ambientar el espacio a nuestro gusto, así que aprovechando unas bandejas de madera de otra decoración, dimos un poco de altura a la mesa.

mesa_pinchos

.

Lo primero que se encontraría al entrar sería la pancarta de casi 4 metros felicitándolo por la jubilación, dos números de 1,10 metro de altura con imágenes de su vida realizados en porexpan a través de la empresa arlit, que representaban los años cumplidos (idea de una de sus sobrinas que desde el principio me encantó), una tarta de trapillo con los logos de las empresas en las que trabajó y, como ex-empleado de banca que es, una caja fuerte realizada con un baúl decorado con cartón, en la que se guardaron los regalos dentro de unos sacos de arpillera serigrafiados con el símbolo del euro.

pancarta

      numeros    tarta

caja_fuerte

Para que le quedase un bonito recuerdo del día, encargamos una libreta en “El taller de Mabel” y colocamos su “buzón de operaciones pendientes de firmas” para que cada uno escribiese la dedicatoria que desease en unas etiquetas adhesivas, previamente cortadas, que luego él, en casa y con calma, iría pegando junto con alguna foto del evento.

buzónlibro de firmas

A mayores, y para unificar la mesa con la decoración, se repartieron en diferentes zonas monedas de euro de chocolate para continuar con la temática de la fiesta.

monedas

Finalmente, para aportar un toque de humor y tirando un poco de los tópicos que ya todos conocemos, diseñamos un photocall simbolizando la rutina de toda persona jubilada ¿quién no ha visto alguna vez a un jubilado controlando las obras?

normas_seguridad

No me gusta colgar fotos de los invitados pero tengo que decir que el photocall ha sido un éxito.

Desde aquí agradecer a los asistentes que nos han acompañado este día, a los que les gustaría haber venido pero no han podido, a los que han colaborado con la decoración, a los “ganchos” que han ayudado a traerlo a destino sin sospechar absolutamente nada y a “El Gato Negro” por su mano con la cocina y facilidades para la organización.

Pin It