Hadas

¿Os acordáis del escaparate “Magia en L´Atelier” ?

A continuación os mostraré cómo diseñando unas alas y  unas cabezas transmitimos sensación de dinamismo a un maniquí completamente estático.

DISEÑO DE LAS CABEZAS

1. Para el diseño de las cabezas utilizamos vendas de yeso cortadas en tiras, usando una cabeza de porexpan o un maniquí viejo como molde. 

cabeza_con_yeso

NOTA: Aunque el método más sencillo hubiese sido comprar cabezas de porexpan y cortarles el cuello, he preferido utilizar este material para perfeccionar la agilidad y la precisión con las manos, aspectos importantes a la hora de realizar este tipo de trabajos.

2. Una vez terminadas, lijadas y pintadas; las cubrimos con medias y les cosemos una goma ancha simulando el cuello, de esta forma nos resultará mucho más cómodo sujetarlas a la base.

lijado cabezas_vendas colocacion_media

3. En lo referente al pelo, he optado por pétalos cosidos, debido a la temática general del escaparate. Usando los blancos para los bustos blancos y reservando los granates para los negros.

cosido_petalos          maniqui_con_cabeza

cabeza_tienda

DISEÑO DE LAS ALAS

1. Dibujamos la plantilla de un ala, de la cual sacaremos las dos asegurando así la simetría. Con un alambre consistente realizamos el contorno trabajándolo poco a poco con las manos, una vez formado, pegamos los extremos con cinta aislante.

plantilla_alas

2. Cubrimos con una media, anudamos el extremo abierto y disimulamos el nudo cosiéndolo con hilo transparente al alambre. 

colocacion_media_alas      cosido_medio

3. Unimos ambas alas con un trozo de tela y decoramos.

union_alas      adornos_alas

maniqui_1

maniqui_2         maniqui_3

maniqui_4         maniqui_5

NOTA: En este caso las alas son decorativas, van directamente sujetas al maniquí con alfileres. Si la idea es diseñarlas para un disfraz, habrá que coser las dos gomas por donde se meterán los brazos para colgarlas.

Pin It

Manzanas

¿Quién no ha tenido ganas, alguna vez, de darle un mordisco a una manzana artificial?

Pues parece ser que, a los “pequeños monstruitos” ( es mi forma cariñosa de nombrar  a los peques de la casa) les ha pasado varias veces y, es por ello, que han decidido sacarlas del mercado.

Una prueba de esto, es la imagen sacada a continuación.

Esta pieza la encontramos, mi hermana Nuria y yo, en uno de los chinos de las localidad, en el que el vendedor, muy amablemente, nos hizo un descuento por encontrarse, claramente, defectuosa.

Manzana mordida

 

La verdad, es que no había estado al tanto de esta medida hasta que, en el curso de escaparatismo Àrtidi, se nos ocurrió hacer un escaparate relacionado con la sidra, por lo que nos fue realmente imposible encontrar un modelo de manzana que pudiese ajustarse a lo que buscábamos.

Tras recorrer diversos establecimientos y ser capaz, únicamente, de encontrar esta manzana mordida, opté por la opción de crearlas yo misma.

Para llevar a cabo el proceso de elaboración, comencé extendiendo una fina capa de aceite por la superficie de la manzana (es una forma fácil de evitar que el yeso se quede pegado a la superficie y, así, poder aprovechar la misma pieza para la elaboración de las restantes).

Acto seguido, con la venda cortada en tiras y mojada previamente en agua, la fui cubriendo, dándole un suave masaje para que, tanto venda como yeso, quedasen lo más expandidos posible (conviene aplicar varias capas para que, a la hora de extraer la manzana, la cubierta no se nos deforme).

Manzana con aceite

 

Una vez seca, con la ayuda de un cuchillo, realicé un corte a la mitad para sacar la fruta; la profundidad del mismo debe ser, aproximadamente, del grosor de la capa de yeso superpuesta y debe abarcar todo el diámetro de la figura.

 

Uní las dos mitades con la ayuda de la venda y esperé a que secase para poder lijarla.

Manzanas con yeso

 

Finalmente, para obtener una superficie lisa y uniforme, le apliqué una capa de aguaplast  para tapar las irregularidades y volví a pasar la lija para mejorar el acabado.

Todo esto, junto con la pintura y el betún de Judea, dieron como resultado las manzanas mostradas a continuación.

Proceso de pintado

manzanas de vendas de yeso

El betún de Judea, como ya expliqué en el post “Independence Day”, resulta más cómodo extenderlo si lo mezclamos con cera Alex y lo limpiamos con un trapo.

Aunque la idea inicial era hacerlas con papel maché, el poco margen con el que contaba junto con la tardanza en el secado me obligó a buscar otro tipo de alternativas, así que, echando mano de la venda de yeso y mi manzana mordida, solo me hizo falta el secador de pelo y el deshumidificador para terminar mi trabajo dentro del periodo marcado.

En este caso, nos interesaba que las manzanas pareciesen los mas reales posibles pero, si a las mismas manzanas, le aplicamos una capa de pintura dorada, plateada o roja, con un poco de purpurina espolvoreada por encima, diseñaríamos un centro de mesa muy original para la época navideña.

Pin It